Conferencia Episcopal

Comentario del Evangelio

 

El rostro del Amado

 

 

 

Mateo 5, 1 - 12a.

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó y se acercaron sus discípulos; y, abriendo su boca, les enseñaba diciendo:
«Bienaventurados los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los mansos,
porque ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que lloran,
porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón,
porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz,
porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo».



Comentario:

El rostro de mi amado es la eucaristía. Cuando, a comienzos del Tercer Milenio, san Juan Pablo II quiso mostrar un itinerario -un plan pastoral- para la Iglesia se refirió a la contemplación del rostro de Jesús y esto se logra de un modo perfecto en la contemplación y adoración de la eucaristía. Cuántas cosas de su misericordioso corazón nos enseña con su presencia silenciosa y no solo nos las muestra, sino que nos las da. Unida a la eucaristía celebrada y adorada está la palabra de Dios, las escrituras santas y, de un modo especial, el cumplimiento del plan salvador en los evangelios. Y dentro de ellos… san Mateo y las bienaventuranzas, que bien podría resumirse poniendo en labios de Jesús una frase como “bienaventurados los que, muertos y resucitados conmigo, viven mi misma vida”.


¿Cómo meditar sobre las bienaventuranzas? Tengo para mi que el punto de vista ético no es el primero: vive pobremente, vive mansamente, llora, ansía la justicia, practica la misericordia, limpia tu corazón, trabaja por la paz y la justicia… Hasta cierto punto, vivir así es algo deseable. Muchos no lo aceptarían. Y si no lo aceptan, es porque no creen en Jesús. Los seducidos por las bienaventuranzas fueron los que lo crucificaron. Les había sonado bien el mensaje del monte, les había gustado la idea, pero no creyeron.


Entonces, ante esto, ¿qué punto de partida propongo? Descubrir en las bienaventuranzas el rostro de Jesús, contemplarlo y enamorarnos de su persona. Porque ya lo sabemos: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”, escribe Benedicto XVI.


Jesús, el bienaventurado, abre un nuevo horizonte a mi vida y en ese horizonte siempre sale el sol, nunca declina, nunca se acaba su luz ni su calor ni el bienestar real que nos regala. ¿Bienestar? Sí. El verdadero bien-estar es la bien-aventuranza que un día será la vista y posesión de Dios en el cielo y que hasta entonces es vivir en la felicidad con que Cristo nos bendice. Esta bendición está en proporción directa con el insulto y la persecución, por eso cuando nos persiguen somos ‘bien’ felices, bieaventurados. Esto de ‘bien’ felices es una fórmula de nuestros pueblos para significar ‘muy’, ‘mucho’ o incluso ‘plenitud’. Por cierto, como apuntaba la profecía de Sofonías, esta bienaventuranza es la característica de un pueblo: el pueblo de los humildes que confían en el Señor.


En medio de este resto, brilla María. Ella sí que es bienaventurada. Si le preguntas por el secreto, sonreirá, al tiempo que te señala a Jesús puesto en su regazo.


 

José Antonio Calvo Gracia.

 

IV Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo A.

29 de enero de 2017.

 

Ir a índice de comentarios de este año litúrgico

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal