Conferencia Episcopal

Comentario del Evangelio

 

Mujer cabal

 

 

Marcos 12, 38-44

En aquel tiempo, Jesús, instruyendo al gentío, les decía:

«¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas y aparentan hacer largas oraciones. Esos recibirán una condenación más rigurosa».

Estando Jesús sentado enfrente del tesoro del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante.

Llamando a sus discípulos, les dijo:

«En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

 

Comentario:

Todos los elogios posibles

Cabal es un adjetivo que en una de sus acepciones (según el Diccionario de la RAE) significa: “excelente en su clase”. Esta es la definición que propongo para esta mujer extraordinaria, que siendo mujer, siendo viuda, siendo pobre y pasando tanta necesidad nos da a todos una lección de generosidad enorme, para no olvidar. Y toda la bondad de esta mujer seguro que se explica por su fe sincera. Ella entrega al Templo, la casa de Dios, su ofrenda. Su amor a Dios le mueve a este desprendimiento. Sí, es una mujer cabal porque es una mujer de fe.

No ser como ellos

Jesús se encuentra enseñando en el templo de Jerusalén y en su enseñanza Jesús advierte a sus oyentes sobre la vida tan poco ejemplar de los escribas. En las acusaciones que les dirige Jesús hay una especialmente grave: “devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos”. No solamente buscan reconocimientos y que les reserven los primeros puestos, sino que, encima, engañan a la gente humilde para sacarle su dinero y lo hacen poniendo a Dios como excusa. Por eso, la llamada de atención de Jesús al principio del evangelio va también dirigida a nosotros. ¡Cuidado con no reproducir en nuestra vida ninguna de estas actitudes!

¿Qué camino seguir?

La segunda escena de este evangelio es el contrapunto. De la noche pasamos a la luz. Si en la escena anterior las viudas eran engañadas por los escribas, ahora una viuda nos es puesta como ejemplo a seguir. Esta mujer echó en el cofre del Templo (era su ofrenda para Dios) según el texto griego “dos leptas, es decir, un cuadrante”. La lepta era la moneda judía de menor valor en circulación en tiempos de Jesús, el cuadrante era la moneda romana equivalente, que Marcos añade, como explicación, para que el lector no judío supiera el valor ínfimo de las monedas que ofreció esta viuda. Jesús presencia esta escena y no tiene dudas: la ofrenda de esta mujer vale más que las cantidades que echan los ricos en la misma arca del Templo. La lección es clara: cuando uno da de aquello que necesita para vivir o le supone un esfuerzo, entonces esa ofrenda es realmente auténtica, cuando uno da de aquello que le sobra o le molesta en el monedero (monedas de 1, 2, 5 céntimos de euro) entonces la ofrenda tiene otro valor bien distinto. La actitud de los escribas, la de los ricos que ofrecen lo que les sobra o la de la viuda que le ofreció a Dios parte de lo que necesitaba. Tres caminos distintos. Cada uno debe elegir.

 

Rubén Ruiz Silleras

 

 

Domingo XXXII del Tiempo Ordinario, ciclo B.

11 de noviembre de 2018.

 

Ir a índice de comentarios de este año litúrgico

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal