Conferencia Episcopal

Comentario del Evangelio

 

Posponer no es excluir

 

 

Lucas 14, 25-33:

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: «Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío.

Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí, no puede ser discípulo mío.

Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: “Este hombre empezó a construir y no pudo acabar”.

¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que lo ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz.

Así pues, todo aquel de entre vosotros que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío».

 

Comentario:

Palabras que portan un significado

¡Qué importante es el lenguaje y el significado que porta cada palabra! Las palabras primeras de Jesús en las que pide posponer a los seres más queridos nos podrían causar turbación. ¿Solo podemos querer a Dios, a él exclusivamente? Como veremos en el desarrollo de este comentario posponer –en castellano- no significa en ningún modo excluir. El amor a Dios no es incompatible con el amor a los nuestros. Vayamos al texto.

Jesús es exigente pero no obliga, invita

En este evangelio Jesús nos plantea que todo el que quiera ser discípulo suyo debe hacer una doble renuncia: a sus seres queridos y a sus bienes. La primera renuncia es, lógicamente, más dolorosa, porque todos queremos más a nuestra gente que a nuestros bienes. Aunque si nos fijamos bien en la primera parte hay otra petición de Jesús que aún nos puede resultar más desconcertante. El Señor también nos pide la renuncia de la propia vida. ¿Por qué todo esto? ¿Por qué posponer al padre, a la madre…? Estas palabras graves de Jesús no deben confundirnos. En ningún caso debemos pensar que Jesús quiere que aborrezcamos a nuestros seres queridos. No en vano, unas páginas antes, en este mismo evangelio, Jesús nos ha recordado el mandamiento de “honra a tu padre y a tu madre” (Lc 18,20).

Dos claves son importantes en este texto: "Si alguno viene junto a mí…"

Esto es una invitación, no una obligación. Jesús nos invita a ir junto a él. Y acto seguido pone sus condiciones. El verbo clave que cifra las disposiciones adecuadas para seguir a Jesús es el verbo griego miseo, que en su traducción literal significa: aborrecer, odiar, amar menos. Y que los estudiosos afirman que, desde la mentalidad oriental, se puede traducir acertadamente como: poner en segundo lugar o posponer. Posponer, sí, pero no excluir. Que el Señor y la pasión por su Reino estén en primer lugar, lo demás y los demás en segundo lugar.

Que los bienes materiales no nos impidan seguir a Jesús

Son palabras transparentes y claras. Y por si esto no fuera poco a continuación Jesús relata dos parábolas, la del hombre que quería edificar una torre y la del rey que quería dar una batalla a otro rey. Ambos protagonistas antes de emprender sus respectivas acciones deben calcular sus recursos para no fracasar y ser el hazmerreír de sus vecinos y conocidos.  Con estas parábolas Jesús quiere ilustrar otra de las características que ha de asumir el que le quiera seguir: debe renunciar a todos sus bienes.  De no hacerlo, la misión del seguimiento de Jesús podría fracasar, como esa torre inacabada o esa guerra no vencida.

Solo por un amor muy grande a Dios uno puede poner en segundo lugar su propia vida, su propia familia y gente querida. Y renunciar a sus propios bienes. Ahora, pregúntate, ¿qué o quién es para ti lo más importante en esta vida?

 

Rubén Ruiz Silleras

 

 

Domingo XXIII del Tiempo Ordinario, ciclo C.

8 de septiembre de 2019.

 

Ir a índice de comentarios de este año litúrgico

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal