Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Entrevista a Manuel Bellmunt

 

Lo que realmente salva es el encuentro personal con Él

 

A principio de este curso, tuvo lugar en la casa salesiana de Huesca una charla-coloquio con el tema: “Jesús, ¿vocación o provocación?”, animada por el profesor de teología Manuel Bellmunt. Hoy responde a las preguntas de Pueblo de Dios.

 

En la conferencia se reflexionó sobre la posibilidad de cristianos sin Cristo…

Lamentablemente puede ocurrir que del cristianismo te acabes quedando con cosas periféricas, marginales, folclóricas… que tienen su valor. Pero sin la presencia viva de Cristo, a través de una relación intensa, el cristianismo queda sin contenido y es un cuerpo sin alma. A veces quedan las rutinas. Existen muchas fiestas donde la gente va a misa porque es la fiesta del patrón, pero a muchos les falta la experiencia de encuentro personal con Cristo, que es lo que da calor y estímulo a la vida.

 

En ese sentido, comentaste que podría ser que nos relacionáramos no con Cristo, sino con una foto antigua de Cristo.

Existe el peligro de idolatrar una figura, una imagen o un concepto, teniendo presente en mayor medida la imagen de la persona que la persona real. Una imagen, una foto, un libro… te ayuda a acercarte al misterio de Cristo, pero lo que realmente te salva es el encuentro personal y transformador con Él. Habría que preguntarse si nosotros y nuestros hermanos cristianos, vivimos de fotos o de un encuentro personal y cálido con Él.

 

Para profundizar en esta relación con Cristo, ¡qué poco nos ayuda la superficialidad!

Yo creo que la superficialidad es el virus que impide captar el sentido de la vida, ya que nos quedamos en la apariencia, donde las cosas son muy estimulantes, pero tienen poco jugo y contenido. Por eso, creo que el desafío pedagógico y pastoral es ayudar a la gente a iniciarse en el misterio, a pasar de lo que se ve a lo que no se ve. Juan Pablo II lo recordaba en lacarta apostólica "Mane nobiscum Domine", en la que indicaba que hay que ayudar a hacer este proceso, para que no nos quedemos en la apariencia de las personas, sino que caminemos hacia el misterio de las personas. Esa es la preparación para poder penetrar en el misterio de Dios.

 

26.04.2009

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2008/2009

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal