Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Campamento del Junior A.C. 2009

 

El Movimiento Junior de Huesca ha regresado a Obarra como el lugar ideal para desarrollar las actividades de la colonia de verano en la que participan sesenta y cinco personas, distribuidas entre cuarenta niños menores de 14 años, nueve premonitores en edades de 15 a 17 años, siete educadores, cuatro personas del equipo técnico, un coordinador y un sacerdote. La procedencia es diversa: Huesca, Ayerbe, Biscarrués, Monzón, Sariñena y localidades limítrofes, como explica la directora, Aurora Gabarre. Han sido trece días de convivencia que finalizan hoy.

La jornada cotidiana en la colonia, salvo que haya excursiones, se inicia con tareas de aseo y desayuno. "Son previas a la oración comunitaria propia de quienes pertenecemos a distintas parroquias y por tanto, respondemos a planteamientos cristianos". A partir de esta reflexión, comienza el trabajo por grupos fijos durante la colonia. "Hay niños de diferentes lugares para que se conozcan entre sí y se refuercen la amistad y la confianza", señala Gabarre.

La dinámica, a través de juegos, gira en torno al tema elegido este año, que es objeto de una "puesta en común" durante una reunión, asamblea o ágora al estilo griego. Las horas vespertinas se plantean en plan lúdico, con gymkhanas, excursiones a localidades próximas, al río o en talleres. "Seis o siete días de la colonia se dedican a reflexiones en grupo", apunta la directora.

Aurora señala que la mayoría de los niños pertenece al Movimiento Júnior y durante el año trabajan en esta dinámica. "Se reúnen cada semana con un educador en las parroquias de sus respectivas localidades. Hace años que salen de cada colonia compromisos que cumplimos. El año pasado fue el tema de Medio Ambiente y nos presentamos a la convocatoria del Premio Félix de Azara con todo el material elaborado en la colonia".

Las actividades de este año giran en torno a la reflexión comunitaria: "¿Necesitamos todo lo que tenemos , ¿tenemos todo lo que necesitamos ". El grado de fidelidad al compromiso es bueno. "Los chavales recuerdan con frecuencia el mensaje de Jesús en el Evangelio. Son conscientes de que no vienen de vacaciones convencionales y en general, la dinámica es buena. La mayoría repite de un año a otro".

La tranquilidad en Obarra y las características naturales del enclave situado en el desfiladero de "La Croqueta", facilitan las tareas. "A este lugar le hemos cogido mucho cariño desde la primera vez que vinimos en el año 1977 y ahora somos fijos desde 1992. El entorno es ideal y ayuda mucho al planteamiento de trabajo, donde se combina lo lúdico con lo reflexivo. La intimidad de este lugar es ideal para la concentración de todos, en especial de los chavales".

La mayoría del grupo de premonitores ha pasado por la experiencia de colonias anteriores, entre ellos los hermanos Javier y Ana, y destacan las relaciones entre los educadores y los niños, además del nivel de experiencia y disciplina entre los aspectos mejor valorados.

El grado de aceptación que tiene la colonia entre los niños y jóvenes del Movimiento Junior es elevado y cada año fijan un límite de asistencia. "En general, no echan de menos el ambiente cotidiano de sus respectivas localidades. Los educadores tenemos el apoyo del grupo técnico responsable de trabajos e instalaciones específicas".

La colonia gira en torno al "hilo conductor" de actividades, dinámicas, experiencias y reflexiones de todos los grupos con participación activa con el modelo de Jesús. Al final del camino, queda siempre "el compromiso personal y todo lo que implica".

 

NUEVAS EXPERIENCIAS

María es de Ayerbe y forma parte del grupo de premonitores. "Trabajamos bastante y a fondo, en grupo, para fortalecer la convivencia", dice. Alicia, de Huesca, apunta que "vale la pena" acudir a la colonia "porque se aprovecha bien el tiempo y tiene mucho sentido". Alba es de Monzón y destaca "el ambiente de convivencia" y el trabajo en línea con el compromiso. "Hace tres años que vengo a Obarra y comienza una nueva experiencia".

Su amiga de Biscarrués participa de similares criterios. "Lo importante es aplicar después lo que reflexionamos aquí". Joel ha venido desde Sariñena "para conocer gente, hacer nuevas amistades, salir del ambiente de casa y trabajar en ambiente distinto". Sara está entre el grupo. "Me gusta mucho esta experiencia porque se trabaja en muchas dinámicas diferentes a las habituales".

Ana cree que la vida en la colonia "es tan distinta" que casi no se cree esta nueva responsabilidad. "Esto de dar ejemplo a los críos no es tan fácil como parece a simple vista, pero disfruto mucho".

Eva comparte tareas similares. "Se nota el cambio a premonitora porque es un peldaño más, con todo lo que conlleva de esfuerzo añadido y de comportamiento distinto".

 

 

Ángel Huguet - Diario del Altoaragón

 

19.07.2009

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2008/2009

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal