Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

BODAS DE ORO

 

“No negar nada a Jesucristo”

 

El pasado mes de diciembre, las hermanas oscenses Victorina y Carmen Ibarra Lorea cumplieron 50 años en el Monasterio de la Asunción, de la Orden del Carmelo. Hoy responden a las preguntas de Pueblo de Dios.

 

1. ¿Cómo sentisteis la vocación contemplativa?

Nosotras éramos de las jóvenes de Huesca, que vivíamos a tope nuestra vida cristiana. Acción católica, congregaciones marianas, JOC, fueron nuestro ambiente;y de esos grupos nació nuestro compromiso de no negar nada a Jesucristo. Este compromiso nos llevó al Carmelo contemplativo y, desde allí, como santa Teresa del Niño Jesús, ayudamos al mundo entero. Queríamos y queremos vivir en obsequio de Jesucristo.

 

2. ¿Cómo reaccionaron vuestras familias y amigos hace 50 años?

En general bien. A otros les sorprendió, pues en noviembre, un mes antes de entrar en el monasterio, íbamos por la feria de San Andrés de Huesca riendo con las pre-jocistas y hablábamos de si conocíamos o no chicos guapos. Les costo más a nuestros hermanos que a nuestros padres. Mi madre decía; “ya veo yo que os vais a ir monjas”. Y nosotras disimulábamos, porque trabajábamos en Gama (tienda de niños) y no teníamos que adelantar acontecimientos.

 

3. ¿Qué os ha aportado la vida religiosa contemplativa?

Nos ha aportado la felicidad. Vivir del encuentro con Cristo muerto y resucitado, en la fe, ha dado y da sentido a nuestra vida. Hemos respondido a ese Dios que nos amó primero; como diría san Pablo, me amó y se entrego por mí. Y si nos ha hecho sufrir y padecer con Cristo, es lo mejor que podemos ofrecer. En estos 50 años hemos querido parecernos a Cristo y ponernos de su lado: pensar como Él, sentir como Él y Amar como Él, a favor de nuestros hermanos, los hombres.

 

4. ¿Sólo Dios basta?

Solo Dios basta. “Todo lo tengo por basura”, decía Pablo, con tal de alcanzar el sublime conocimiento de Jesucristo y aceptar sus planes sobre nuestras vidas. Se necesita trabajo, dinero, etc, pero no como el absoluto. El Absoluto es Dios. Todo lo demás… secundario y, sobre todo, hemos de usarlo con la libertad de los hijos de Dios, siendo desprendidos, pues la fe nos habla de que estamos de paso y creemos que aquí ya se puede empezar a vivir una vida de amor, perdón y fraternidad, que no terminará, porque es de Dios y Dios es eterno.

 

Carmen y Victorina con la comunidad de La Asunción

 

12.04.2008

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2008/2009

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal