Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Nueva casa de Cruz Blanca

El pasado 6 de septiembre los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca y los acogidos en la Casa Familiar “San Lorenzo” se trasladaron desde la calle San Lorenzo hasta la nueva residencia de la Calle Calatayud 24. Hoy responde a nuestras preguntas el hermano Juan Vela, superior de la comunidad.

 

1. ¿Qué supone este cambio para los hermanos y para los acogidos?

Supone que 84 personas, en su gran mayoría sin hogar, enfermas y sin la atención de ninguna institución, encuentren un lugar acogedor y, sobre todo, una familia. Supone que 150 voluntarios puedan seguir construyendo otro mundo, en el corazón de una sociedad en la que aquellos que no tienen salud o dinero no valen. Y para la Congregación de Cruz Blanca supone que pueda tener continuidad su compromiso de querer acompañar a los enfermos y voluntarios, en el camino de construir el Reino de Dios en Huesca. Supone gozo de que las cosas de Dios continúan.

 

2. Llegar a este momento habrá supuesto mucho trabajo, momentos complicados y muchas buenas experiencias…

Lo mejor, sin lugar a dudas, la SOLIDARIDAD de tantos con los que menos tienen, la movilización de la ciudadanía en conjunto, sin mirar afiliación “deportiva”. Juntos, ateos, laicos creyentes, hemos hecho el milagro más hermoso que jamás pueda vivir, un mundo más justo, aportando cada uno lo que tiene o puede.

 

3. En el acto de inauguración se quiso significar cómo los valores de Cruz Blanca pasaban de una casa a otra. Según tu parecer ¿cuáles son esos valores?

Nuestros valores son los del Evangelio: Tuve hambre y me diste de comer…: la solidaridad; Amaos los unos a los otros como yo os he amado: el respeto y el amor a la persona tal y como es; No juzguéis y no seréis juzgados: la tolerancia; Amad a vuestros enemigos: la universalidad; y algunos más, que podéis vivir si os acercáis a Cruz Blanca.

 

4. El voluntariado es muy importante en vuestra casa. Suponemos que con una casa más grande, harán falta más voluntarios.

Cuando los voluntarios no estaban de moda, Cruz Blanca basaba su labor desde personas cooperadoras o voluntarias. Hoy más que nunca es necesario que todos aquellos que crean que este mundo puede ser distinto, que no duden: la respuesta está en el compromiso solidario. Y si no se convencen de que ellos son capaces, vengan Cruz Blanca o Cáritas u otra entidad y descubran el gozo que da el darse al otro. Cruz Blanca necesita brazos, pero sobre todo corazones capaces de amar desinteresadamente a su hermano.

 

5. En estas últimas semanas se ha hablado de que el Gobierno de Aragón no cumplía con sus compromisos de financiar 1/3 del coste de la obra. ¿Cómo está ahora mismo este asunto? ¿Qué necesidades materiales tiene ahora Cruz Blanca Huesca?

La verdad es que no es nuevo que Cruz Blanca esté apurada económicamente, pero tenemos la esperanza de que saldremos una vez más. De momento, el Gobierno de Aragón no nos concreta ninguna ayuda para completar su aportación, pero estamos convencidos que lo lograremos. Si no es de una forma, será de otra. Juntos podemos.

 

21.09.2008

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2008/2009

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal