Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Vidas consagradas en las fronteras de la vida

 

Hay causas a las que merece la pena consagrar la vida. Lo que se describe a continuación, ha sido recogido de la vida real; está aconteciendo y lo podemos ver, si nos acercamos.

Donde la vida sucumbe por ambiciones humanas, de poder, de riqueza…hay religiosos que la acompañan y defienden. Campos de refugiados a los que entregan su vida. Ahí están los que llamamos “de vida consagrada”. No sólo ellos, pero también ellos.

Cuando la vida está amenazada por el analfabetismo y la incultura, “donde termina el asfalto, donde la ciudad cambia de nombre, donde no llega el agua ni la luz ni los servicios”, están las religiosas o religiosos levantando una escuela. La organizan bajo un árbol, entre palmas o en una cancha deportiva. Son los “de vida consagrada”. No sólo ellos; pero muchas veces solo ellos.

Donde la mujer es explotada y hacen de su carne un comercio, hay quien la defienda de chulos y traficantes, con pisos de acogida o residencias de readaptación. Son los que llamamos “de vida consagrada”.

Donde la vida está terminando o tan deteriorada que no es fácil acompañarla, se hace presente el amor de los que llamamos “de vida consagrada”.

Cuando se ama sin esperar nada a cambio, cuando no se busca honor, fama o dinero para uno mismo, cuando el desprendimiento personal es ley de vida, ahí están de mil maneras los “de vida consagrada”.

Cuando cielo y tierra se juntan en un lugar donde Dios es centro, vida, tiempo y todo, en nuestros conventos de clausura, ahí están gozosos y solidarios con las mejores causas del mundo los “de vida consagrada”.

Causas por las que vale la pena gastar la vida. El próximo 2 de febrero celebramos que haya gente así y nos alegramos con ellos; pues no hay mayor gozo que, por amor,dar la vida por los hermanos. Son nuestros religiosos y religiosas de Huesca que juntos forman CONFER-Huesca (Conferencia de religiosos de Huesca) y de todo el mundo, a los que se les llama “de vida consagrada”. En residencias, hospitales, albergues, refugios, colegios y tantos lugares donde se siente presente el amor cuando están ellos. Y el Señor sigue llamando. Acércate.

A. Luís Giménez Lombar S.J.

 

01.02.2009

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2008/2009

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal