Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Luces por Etiopía. 2009

 

La organización oscense Entarachen Vols ha organizando y desarrollado la campaña “Luces por Etiopía”, para colaborar con la misión salesiana de Mekanissa (Etiopía). Se recogieron donativos los jueves 24 y 31 de diciembre y el martes 5 de enero, de 11 a 14 h., en la plaza Concepción Arenal, con actuación de varias corales y de los seminaristas. Por otra parte, el viernes 15 de enero, se abrirá en el centro cultural Matadero, de Huesca, una exposición sobre este proyecto, titulada “La Libela”.

Teresa López Aznárez, voluntaria en esta misión, nos explica la tarea que desarrollan.

Cuando la gente nos pregunta cuál es nuestro trabajo, a veces respondemos: arreglar niños. Nuestra materia prima son niños rotos, heridos, olvidados. Porque hay niños a los que nadie quiere o a los que, a lo mejor, todos se han olvidado de querer. Cada niño que llega a Mekanissa es un proyecto en sí mismo. Un proyecto apasionante que, día a día, se abre y florece. Que juega y aprende. Que llora y se acepta a sí mismo. Que lucha y crece. Los niños de Mekanissa son hoy más altos, más guapos, más fuertes y, sobre todo, más felices. Son niños que construyen su propia historia y su propio futuro.

120 niños asisten a las clases de alfabetización. Otros 300 van al colegio y vienen al centro Don Bosco para jugar y estudiar. De estos 300, un centenar participan en los talleres de trabajo que, a través de sencillas labores, les permiten llevar un sueldo semanal a sus familias. El centro permanece abierto aproximadamente unos 360 días de los 365 días que tiene el año. Si todo va bien, construiremos un comedor, una nueva enfermería y más duchas. Son números y proyectos grandes, que intentamos combinar con la atención personal, el cariño cercano y la presencia constante en su jornada diaria y en sus vidas.

El Centro Juvenil Don Bosco de Mekanissa está creciendo. Y está creciendo gracias al esfuerzo de los que, en la distancia, creéis en nuestros chavales tanto como lo hacemos nosotros. Lo que empezó hace diez años como una docena de niños que no tenían qué comer, se ha transformado en una maraña de chavales de entre 5 y 18 años, que viene todos los días a buscar una vida mejor. Hay quién nos pregunta si no nos da miedo este aumento en números y actividades. No. Porque el árbol -creemos- tiene raíces firmes. Raíces que se extienden por muchos países, raíces que nacen de la solidaridad de las personas que piensan en nosotros, que trabajan por nosotros, que rezan por nosotros.

Hoy, en mi nombre, en el nombre de los niños de Mekanissa, y en el nombre del equipo educativo del centro, quiero daros las gracias por ayudarnos. Por hacer posible que cada día podamos salir al patio, entrar en las clases y caminar junto a estos niños rotos.

Algunos preguntan también cuál es la razón que nos impulsa a trabajar cada día, todos los días. Que por qué estamos ahí todos los días. Muy sencillo: estamos allí cada día porque los chavales nos esperan cada día. Porque nos necesitan cada día. Gracias por ayudarnos a estar allí.

 

10-01-2010

 

Ir al índice en artículos y entrevistas del curso 2009/2010

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal