Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Ordenación diaconal de John Kahuthu

No tengáis miedo a entregaros al Señor

 

El 26 de junio a las 12, en la parroquia de Santiago, será ordenado diácono Jhon Kahuthu por Mons. Jesús Sanz Montes. En la misma celebración, Joheman Domingo García Fuentes y Óscar Alejandro Carreño Amarillo recibirán la institución en el ministerio de lector.

Corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la liturgia, sobre todo en la Eucaristía y la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.

El Lector queda instituido para la función de leer la palabra de Dios en la asamblea litúrgica. Por lo cual proclamará las lecturas de la Sagrada Escritura, pero no el Evangelio, en la Misa y en las demás celebraciones sagradas; proclamará las intenciones de la Oración Universal de los fieles; dirigirá el canto y la participación del pueblo fiel; instruirá a los fieles para recibir dignamente los Sacramentos.

John Kahuthu nació en Kenia hace 34 años. Concluidos los estudios primarios, ingresó en el Seminario Menor de Nairobi. En el año 1998 comenzó en el Seminario Mayor San Agustín y Santo Tomás. En el año 2008 entró en el monasterio Benedictino de Estibaliz y posteriormente en el Seminario Conciliar de la Santa Cruz de Huesca. Ha trabajado pastoralmente en las parroquias de Santiago Apóstol, Alquézar, Callén, Vicién y Albero Bajo. Hoy responde a las preguntas de Pueblo de Dios.

 

¿Cómo descubriste tu vocación a ser sacerdote diocesano de Huesca?

Mi promotor vocacional fue una monja, que me animó a hacer una experiencia misionera a España, ya que en Kenia había hecho casi toda mi formación eclesiástica. Vine a España en 2008 y primero me ingresé en el Monasterio Benedictino de Estibaliz. Luego, intentando continuar con mi deseo de ser sacerdote diocesano, me puse en contacto con el Rector del Seminario de esta Diócesis. Gracias por su ayuda, porque el Señor Obispo me concedió la oportunidad de continuar con mi formación sacerdotal para servir esta porción del pueblo de Dios (Huesca).

 

¿Cómo te han ayudado los estudios de teología a responder a tu vocación?

La Sagrada Doctrina y la Teología constituyen lo más propio y específico de la dimensión intelectual del futuro pastor. He procurado conocerla profundamente y alimentarme de ella, para poder anunciarla, exponerla, testimoniarla y defenderla. La teología, por tener su fuente y su fin en la fe, me ha ayuda a desarrollar un grande y vivo amor a Jesucristo y a su Iglesia; me ha conducido al encuentro personal con Dios, suscitando en mí un estimulo a la oración y a la contemplación. Y también me ha ayudado a llegar a un nivel de madurez, tanto en la formación humana y relación con otras personas como en la formación pastoral.

 

¿Cómo ves la diócesis de Huesca? ¿En qué te gustaría trabajar?

La Diócesis de Huesca es pequeña, pero tiene una riqueza en cuanto el pueblo creyente. Me he dado cuenta de que en todas las parroquias que he servido, aunque hay poca gente que viene a la misa, se nota un ambiente religioso. Personalmente me gustaría trabajar en los pueblos y conocer más de cerca la pastoral de la salud y de los ancianos, así como la pastoral de la catequesis.

 

Desde tu experiencia, ¿qué dificultades tienen los jóvenes hoy para responder a Dios y qué ayudas necesitan?

Creo que a los jóvenes les falta una formación cristiana adecuada, acompañamiento y también el compromiso de muchos padres para con la Iglesia. En efecto, con la falta de la práctica cristiana y el gran ruido que el mundo ofrece, la llamada de Dios pasa sin que nadie la haga caso. Por otra parte, veo que los llamados temen responder, por miedo a las exigencias de la formación y vida sacerdotal: dejarlo todo, entrega total. Digo a los jóvenes lo que nos dijo muchas veces Juan Pablo II: No tengáis miedo. Que no tengan miedo a entregarse al Señor, porque la recompensa de los que le siguen será grande, que el mundo engañoso no puede dar. Me atrevo a decir a los jóvenes que se acerquen al corazón de Cristo, dándole un sin condiciones, en todos los aspectos de su vida, más aún en la llamada vocacional.

 

20 de junio de 2010

 

Ir al índice en artículos y entrevistas del curso 2009/2010

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal