Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

La Catedral celebró, el 19 de diciembre, el inicio del Año de la Misericordia en la diócesis de Huesca

 

 

Más fotografías - Homilía Obispo: audio

El Obispo de Huesca, Mons. Julián Ruiz Martorell, acompañado por unos 20 sacerdotes de diferentes arciprestazgos de la diócesis, inauguró el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, con una ceremonia que comenzó, el 19 de diciembre, a las 5 de la tarde, en la Iglesia de san Pedro el Viejo de Huesca. En este templo, se han desarrollado los ritos iniciales de la celebración, donde además de cantar el himno del Jubileo y realizar las acciones pertinentes, se ha leído el inicio de la Bula “Misericordiae Vultus”, texto a través del cual el Papa Francisco ha convocado el presente Año Jubilar.

Posteriormente, el Obispo, los sacerdotes, el diácono, los seminaristas y los fieles subieron en procesión, por las calles San Salvador y Las Cortes, hasta llegar a la plaza de la Catedral, coreando “cantaré eternamente las misericordias del señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades”.

Al llegar a la puerta principal de la Catedral, la procesión se detuvo y los sacerdotes se colocaron en semicírculo frente al pórtico de la misma, mientras el Obispo subió las escaleras para proceder a la apertura de la Puerta Santa. Con un martillo, adecuado para la ocasión, Mons. Julián Ruiz golpeó la puerta para iniciar la apertura, que concluyó empujando con sus manos las dos alas de la misma. Tras dejar el báculo y coger el Evangelio, que le entregó el diácono, se situó en el umbral de la puerta y mirando al exterior mostró durante unos instantes el sagrado libro, acción que repitió hacia el interior de la seo oscense.

Una vez en el altar prosiguió la ceremonia con una Eucaristía en la Catedral de Huesca, que igual que la Iglesia de san Pedro, se encontraba repleta de fieles emocionados por participar en el inicio de este Jubileo de la Misericordia, que comenzó el pasado 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción.

En su homilía Mons. Julián Ruiz recordó la intención del Papa Francisco con este jubileo, con el que pretende hacer “más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes. Es un momento extraordinario de gracia y de renovación espiritual”. Asimismo, citó algunas ideas de la Bula y recordó que “tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia como fuente de alegría, de serenidad y de paz”. Y añadió: “Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado.”

También se refirió a la misericordia citando varios versículos de distintos textos de la Sagrada Escritura y aseguró que “en las parábolas de la misericordia encontramos el núcleo del Evangelio y de nuestra fe, porque la misericordia se muestra como la fuerza que todo lo vence que llena de amor el corazón y que consuela con el perdón”.

Continuó con unas palabras del Papa Francisco en las que afirma que “la misericordia es la vida maestra que sostiene la vida de la Iglesia, todo en su acción pastoral debería estar revertido con la ternura con la que se dirige a los creyentes”. También hablaó de “la importancia de la sencillez y la humildad”, haciendo referencia a la primera Lectura de la celebración de ese día.

Al concluir la Eucaristía los sacerdotes abandonaron el altar mayor de la Catedral, que estaba decorado con flores rosas y en un lateral, había colocada una gran corona con cuatro velas, propia del tiempo de Adviento en el que nos encontramos.

 

Más templos Jubilares

Además de la santa Iglesia Catedral de Huesca, el Obispo, Mons. Julián Ruiz Martorell, ha establecido en el decreto del Año de la Misericordia Huesca 2015, otros siete templos jubilares en la diócesis de Huesca, donde poder alcanzar la indulgencia durante los próximo meses. La mayor parte de estos lugares abrieron sus Puertas Santas el domingo, 20 de diciembre.

Así lo realizaron: la Iglesia de Nuestra Señora de la Corona en Almudévar, a las 12 horas, con una Eucaristía en la Iglesia parroquial y una procesión que subió hasta la ermita de la Virgen de la Corona, donde se hicieron los ritos establecidos. Las Iglesias parroquiales de Santiago Apóstol de Grañén y El Salvador de Sariñena celebraron una Eucaristía, a las 12 del mediodía. Igualmente, lo hicieron la Iglesia parroquial de san Pedro de Ayerbe, que abrió su Puerta Santa, a las 12:15 horas, y la Iglesia de San Vicente Mártir de Huesca, a las 12:45 horas (antes de la Misa de 1).

En los próximos días, se desarrollará esta celebración en la Iglesia de Nuestra Señora de la Jarea de Sesa, donde se realizará este sábado 26, a las 12 del mediodía, y en la Iglesia parroquial de san Pedro de Adahuesca, que se celebrará este domingo 27, también a las 12 horas.

 

Huesca, 22 de diciembre de 2015

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2015/2016

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal