Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Misa de apertura del Año Jubilar por los 450 años del nacimiento de santa María Magdalena de Pazzi en Huesca

 

 

Homilía - Fotografias - Más información -

El miércoles, 25 de mayo, se abrió en Huesca de forma oficial, el Año Jubilar de santa María Magdalena de Pazzi en la iglesia de San Miguel, que pertenece a las monjas carmelitas del Monasterio de la Encarnación. En la Eucaristía estuvieron presentes cinco hermanas nuestras del Monasterio de la Asunción, estando así representado, en un acto tan importante para nuestra Orden, todo el Carmelo de la Antigua Observancia de Huesca. Y porque la ocasión lo requería, sacamos una casulla antigua en la que alguna hermana nuestra – que nos ha precedido y ya está con Dios – había pintado por un lado, a nuestro padre san Elías y por el otro, a nuestra madre del Carmen entregando el escapulario a san Simón Stock.

Presidió la celebración nuestro obispo, Mons. Julián Ruiz Martorell, acompañado de nuestros capellanes salesianos (Pedro Artuch y José María Ayesa), un padre carmelita descalzo del convento de Huesca (Jesús Santos Hernández), del rector del seminario diocesano (José Alegre), uno de los directores espirituales del mismo (Rafael Batalla) y de los seminaristas. Gracias a ellos la Misa pudo iniciarse con una procesión solemne encabezada por el incensario la cruz, los cirios y el evangeliario.

Fue una celebración muy sentida, en la que percibimos como nuestro obispo no sólo conocía a santa María Magdalena de Pazzi, sino que había sido ‘tocado’ por ella. No sólo por lo que dijo en la homilía, sino por la forma de expresarlo, llena de un entusiasmo que supo captar el interés de las personas que lo escuchaban, y tocó el corazón de todos los que participábamos en la celebración, incluidas las monjas que ya conocíamos algo de la santa.

Tras la bendición final y el canto de la Salve a la Virgen María, los fieles que quisieron pudieron venerar una reliquia de la santa que se conserva en este monasterio y se les hizo entrega de una estampa con la imagen de vestir de la santa que hemos puesto en la iglesia. Al preparar la reliquia para la veneración hemos releído una carta del Monasterio carmelita de Careggi (Florencia) del 3 de noviembre de 1892, donde nos cuentan que su cuerpo se conserva incorrupto y flexible.

Esperamos que durante este año el conocimiento de esta santa nos lleve a meditar más la Palabra de Dios y así conocer y amar más a Jesús, a nuestra santísima Madre y a la Iglesia.

 

Convento de La Encarnación

 

Huesca, 1 de junio de 2016

 

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2015/2016

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal