Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Los protagonistas de la Misión en Huesca

 

 

 

Especial Domund 2016

Este año se cumple el 90 aniversario de la Jornada Mundial de las Misiones, más conocida como el Domund, que instauró el Papa Pío XI en 1926 y que este año se celebra el 23 de octubre.

Detrás de las seis letras del Domund hay multitud de historias, de personas y de cifras, que reflejan pobreza, enfermedad y sufrimiento, pero también solidaridad, misericordia y esperanza, que llega de manos de los misioneros. Ellos dejan atrás su tierra y sus familias para partir a otro territorio, donde la Iglesia necesita portadores de esperanza, evangelizadores y personas que pongan en práctica las enseñanzas de Jesús.

Hace más de 10 años que Teresa López Aznárez, laica y periodista de profesión, decidió partir de Huesca hacia Etiopía como voluntaria en un centro juvenil salesiano en Addis Abeba. Esa experiencia, que pretendía ser un viaje temporal, la atrapó y a día de hoy continúa ayudando en ese país, en el que hace unos años se convirtió en mamá adoptando una niña etíope.

“Cuando uno trabaja con niños que sufren, aprende también a rezar y a confiar. A no perder la esperanza. A creer siempre que lo mejor está por venir. Y con esa fe inquebrantable que los pequeños me han enseñado, me permito ofreceros un pequeño credo, que quiere ser oración laica y reflexión personal sobre todas las lecciones aprendidas en estos años, a base de risas, de lágrimas, de fracasos y de éxitos.”

Teresa plasma, en las líneas de su credo, la realidad que vive a diario. Entre otros pensamientos destaca, “creo que abrazar un niño, dar un beso o poner una tirita son trabajos igual de importantes que gobernar un país o gestionar las órbitas de los planetas del Sistema Solar. Además, puede ser un trabajo igual de difícil”.

Insiste en esa complejidad de la tarea del misionero recordando que muchas veces los esfuerzos parecen baldíos, pero cree que el bien permanece más allá de los resultados o indicadores y que “algunos tipos de amor pueden cambiarlo todo y a todos.” “Siempre se puede encontrar esperanza, pero a veces hay que saber buscarla. Creo que es responsabilidad de todos el luchar para que cada niño y niña puedan encontrar esperanza y futuro.”

Rafael Samper Secorum, sacerdote de la diócesis de Huesca y actual párroco de la Iglesia de San Francisco de Asís, no sabe explicar cómo se introduce en la vida de uno la pasión por la misión, pero recuerda que desde niño le sucedieron diferentes experiencias que, quizás, influyeron en su vocación. Sin embargo, fue en 1992, cuando cumplió su sueño gracias a una confluencia de circunstancias, aunque reconoce que a pesar de su alegría, sentía el miedo de saber que era enviado al lugar más pobre de Chile y era una misión desbordante.

“Mi estancia allí comenzó con grandes desencuentros. Pero entendí que su temperamento se parece al nuestro: el minero es terco y rudo porque ha sido muy golpeado. Les cuesta mucho dejarte entrar; pero, cuando llegas a intimar con él te abre de par en par las puertas de su casa y del corazón. El día de mi partida me emocioné: el tren salía a media noche y allí estaban aquellos con los que viví quince años, quizás los mejores de mi vida, compartiendo con ellos las tristezas y las alegrías”.

Soy testigo de que en la misión recibes más de lo que das; porque Dios no se deja ganar en generosidad. No me querría morir sin volver a la misión. ¡Cómo no recordar tantos nombres y tantos amigos, que forman ya parte de tu vida con los que Dios ha ido tejiendo su Historia de Salvación! Para ellos y para Dios sólo me queda una palabra: ¡Gracias!”

En sintonía con el magisterio del Papa Francisco, el lema de este año invita a salir. Todos estamos llamados a hacerlo de alguna forma. Los misioneros lo hacen físicamente y el resto, podemos ayudar con nuestro tiempo, nuestra oración o con una aportación económica. El estilo de vida del misionero es un ejemplo para todos.

Lee el testimonio completo de Teresa López y de Rafael Samper.

 

 

Huesca, 17 de octubre de 2016

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2016/2017

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal