Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

San Vicente mártir en Huesca

 

 

Esta diócesis celebrará el próximo domingo, 22 de enero, la festividad de san Vicente mártir, segundo patrón de la capital altoaragonesa. Ese día, el Cabildo Catedral participará en la Eucaristía que, con motivo de esta fiesta, se celebrará en la Iglesia de San Vicente Mártir (Compañía), a las 11 de la mañana, presidida por el vicario general, Nicolás López, y armonizada por Conrado Betrán al órgano.

Por su parte, la Asociación Ciudad Vicentina en Huesca organiza una serie de actividades para conmemorar esta fiesta. Este viernes, 20 de enero, la historiadora del arte Antonia Buisán Chaves ofrecerá una conferencia con el título ‘San Vicente en las enigmáticas escenas del muladar’, que se desarrollará, a las 7 de la tarde, en el Centro Cultural de Ibercaja Villahermosa. Asimismo, los días 22 y 23, están previstas dos visitas guiadas gratuitas por los lugares vicentinos de la ciudad, que comenzarán a las 11 de la mañana desde la plaza Luis López Allué.

 

‘San Vicente en las enigmáticas escenas del muladar’

El relato de Prudencio y otras hagiografías de santos cuentan que el prefecto Daciano, después de haberlo sometido a numerosos tormentos, es colocado para recuperarse en un cómodo lecho cubierto de flores. Allí muere pasando así a la esfera de los mártires en el año 304, un 22 de enero.

Daciano, colérico, mandó arrojar a un muladar los sagrados restos del diácono Vicente para ser devorados por las fieras. Los cuervos, aves consideradas de mal agüero, en este caso no lo son y lo defienden de los lobos y alimañas. El lugar donde fue arrojado, un muladar o estercolero, se sitúa en la ciudad de Valencia.

La pasión de san Vicente no termina con su muerte sino que, a partir de entonces, se manifiestan los hechos más prodigiosos y narrativos que van a permitir a los poetas y artistas explayarse produciendo obras artísticas de gran belleza cargadas de emotividad, despertando la piedad de los fieles. La mano diestra de Dios aparece en lo alto entre nubes, bendiciendo y protegiendo dando esperanza al cristiano, pues después de la muerte no se acaba todo. El cuerpo muerto de san Vicente no son unos restos abandonados en el muladar de la tierra sin valor, sino que sus sagrados restos son acogidos por el Padre Eterno. Es la esperanza de la resurrección del cristiano que vemos reflejada en esta escena del muladar, que forma parte del frontal de Liesa uno de los más narrativos del santo.

 

Antonia Buisán Chaves, historiadora del arte

 

Huesca, 9 de enero de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2016/2017

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal