Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Entrevista a José Vera: "Comunicar la Iglesia no me parece una misión fácil pero tampoco imposible"

 

 

Conferencia 'Comunicar la Iglesia ¿Misión imposible?'

 

Ante la dificultad de ‘Comunicar la Iglesia’ y la incertidumbre de si es ‘¿Una misión imposible?’, José Gabriel Vera, sacerdote, periodista y director de la Oficina de Comunicación de la Conferencia Episcopal Española, se muestra optimista aunque reconoce que es una “tarea compleja”. En este día de la solemnidad de la Ascensión, en el que se celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, Vera nos propone desde su experiencia algunas claves para comunicar la Iglesia, en la línea del lema elegido este año ‘Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos’.


La labor de comunicar la Iglesia

Todos tenemos que comunicar, porque todos trabajamos para la Iglesia. Todos somos miembros y tenemos la responsabilidad de ir por el mundo y anunciar el Evangelio. No es una tarea sólo de curas o de los obispos.

Es muy importante hacerlo con alegría, tratar bien a las personas que tenemos cerca, ser más simpáticos, más vueltos hacia las personas que tenemos delante. En el fondo, que la gente sepa que les queremos y que queremos lo mejor para ellos.


Más herramientas  
Debemos comunicar desde la experiencia personal. Somos gente de fe, confiamos en el Señor y esperamos que lo que está por venir es mejor que lo que tenemos. Desde esa confianza y esperanza, tenemos que dirigirnos a los demás. De lo que vamos a hablar es del sentido para la vida, de lo que yo vivo, de la alegría y confianza que tengo en los momentos de dificultades.

A veces se dice que las cosas de la vida cristiana son las únicas que crecen cuando se dan. Cuanta más esperanza transmitimos, más esperanza tenemos, cuanta más fe damos, más fe tenemos. Por lo tanto, hay que hacer crecer la alegría de los demás con nuestra propia alegría.

 

En su mensaje para este día, el papa Francisco habla de una comunicación constructiva ¿En qué sentido?

Una comunicación que hace a la gente vivir más serenamente el presente y el futuro, que sea propositiva, que llene el corazón de las personas, que construya en su alma un lugar de encuentro con Dios. 

A veces, las personas viven un poco desoladas con una vida laboral, familiar y social complicada, con dudas e incertidumbres. Lo que necesitan es un hogar donde se pueda estar. Desde la Iglesia, ayudados de lacomunicación, hay que construir ese hogar habitable para todas las personas, de encuentro, de acogida, donde todos sintamos el calor de una familia. Desde el principio, esta es una misión de la Iglesia, aunque ahora el papa Francisco lo dice con unas palabras que son más reconocibles. 


Ante la actitud del papa Francisco, ¿Cuáles son los retos comunicativos?
El papa Francisco no ha cambiado el qué sino el cómo. No ha cambiado la doctrina de la Iglesia, sino el cómo se enseña y es un modelo que todos debemos seguir. En el fondo, la comunicación del papa Francisco es una comunicación cristina, que anuncia del modo que lo hacía Jesús, con sus palabras, sus gestos, sus signos. Así, lo tenemos que hacer nosotros.

En este sentido, creo que tenemos que hacer una reflexión, para ver cómo hablamos de Jesucristo. Desde la experiencia en Dios, desde la confianza en Dios, tenemos que llevar el mensaje que tenemos delante. No me parece una misión fácil, pero tampoco me parece una misión imposible.


Y ante las nuevas tecnologías…
La Iglesia tiene que estar donde esté la gente, porque el mensaje de la Iglesia es el mensaje para las personas de nuestro tiempo. Más o menos en torno a unos mil o dos mil millones de personas en el mundo tienen un perfil en una red social. Si hay dos millones de personas que se enamoran en las redes sociales, trabajan en ellas, se comunican, se relacionan y disfrutan del tiempo libre en ellas, ahí tiene que estar la Iglesia.

Las redes sociales e internet, son como las plazas públicas de nuestros pueblos en donde siempre estaba presente la Iglesia. Siempre estaba presente el sacerdote para hablar con la gente, para dar razón de su vida. Pues en las redes sociales lo mismo. Es un reto porque tenemos mucho que aprender, no nosotros, sino todas las instituciones, los gobiernos, los partidos políticos, que están pensando cómo ser más eficaces. Nosotros también debemos pensar cómo salir al encuentro, cómo abrir puertas, cómo empezar diálogos con las personas, que viven cada vez más en las redes sociales. Es un reto, pero es una obligación para la Iglesia.


Huesca, 22 de mayo de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2016/2017

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal