Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Celebración de santa Quiteria en Biscarrués

 

 

Más fotografías

El pueblo de Biscarrués celebró un año más la fiesta de santa Quiteria, el sábado 20 de mayo, con una romería desde la iglesia a la ermita portando a san Isidro en peana.

Además de la eucaristía, que concluyó entonando los gozos, se realizó la bendición de términos para asegurar una buena cosecha y se repartió la caridad, una torta bendecida, que tradicionalmente se entrega a personas y animales para evitar la rabia.

En la comida de cofrades, todos hombres, renovaron esta tradición de hermandad continuando con esta cofradía fundada en el siglo XVII.

Este año, los vecinos de Biscarrués también pudieron disfrutar el pendón de más de 10 metros, que se ha recuperado y se ha colocado en la puerta de la iglesia.

 

Cofradía de Santa Quiteria

Algunas ordenaciones curiosas del II Libro que podrán leerse completas en el libro de Santiago Broto “Biscarrués, su presencia y su historia” de próxima aparición:

  1. Primeramente, cualquier persona que entrare en dicha Cofradía haya de pagar seis reales y la mujer seis sueldos, esto aplicable dando al entrar la mitad y la otra mitad al año siguiente, destinados para ayuda y conservación de aquella.
  2. Que el día del Sitio de dicha Cofradía se pague al vicario de Biscarrués cinco sueldos por el aniversario que dirá en esa fecha. Del resto de la limosna que quedare, los Priores y Mayordomos dispondrán su reparto en los clérigos que fueren cofrades.
  3. Estaban obligados todos los cofrades a ir a la procesión el día de Santa Quiteria, desde Bardaringo hasta la iglesia parroquial de Biscarrués, en pena de un sueldo.
  4. El Prior y Mayordomos estarán obligados a juntar y llamar a todos los cofrades en la Iglesia y determinar si se ha de comer en el presente año; y el que estando llamado no acudiere, pagará media libra de cera. Y si el Capítulo lo determinare, nombraran casas en el Ayuntamiento para la comida y si éstas no cumplieren, tendrían de pena un Sitio o lo que a la Cofradía pareciere.
  5. El día que se coma la Cofradía, los Mayordomos pongan un tazón en la mesa y recojan de cada cofrade un dinero destinado a decir Misa por las almas de los miembros difuntos.
  6. El mismo día se elegirían el Prior y Mayordomos para el año siguiente, en presencia de los actuales titulares de estos cargos, y el que fuere elegido y no aceptare, no teniendo legítima excusa, pague una libra de cera, o lo que pareciere, a la Cofradía.
  7. El día que se comiere la Cofradía de Santa Quiteria, en habiendo terminado la comida, se irá a la iglesia para que el Vicario cante un responso por los cofrades difuntos, sin percibir por ello ningún derecho.
  8. Cada año, los Priores y Mayordomos nombraran, a fin de evitar cuestiones y diferencias, cuatro cofrades de los más entendidos en cuentas; y el que se excusare para estas labores, tendrá de pena una libra de cera.
  9. El lunes siguiente a la fiesta, estarán obligados todos los cofrades de asistir a la Misa que se dirá por encargo de la Cofradía, imponiéndose, al que no fuere, una pena de media libra de cera.
  10. Después de dicha Misa, el Prior y los Mayordomos, darán cuenta de los bienes de la Cofradía; estos es: Ingresos y gastos, y si resultara alcanzada por los últimos, se les compensará a escote entre cofrades, así como si el desfase fuera a causa de aquellos, tengan de pena 20 sueldos.
  11. El Prior y Mayordomos vigilarían para conocer que cofrades se hallaban enfermos y si los mismos tenían necesidad de que alguien los velara, nombrando en caso afirmativo, por turno, a los cofrades que lo realizarían.

Estas eran sus normas, con ellas querían mantener viva esta fe y esta iglesia. Así han logrado que llegue a nuestros días.


Huesca, 29 de mayo de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2016/2017

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal