Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

"Entrevista a la clarisa Sara Miriam Orozco: 'La mirada de Dios ha sido muy significativa en mi vida porque nadie me ha mirado así'

 

 

Risueña, inquieta, activa y algo rebelde, así podría definirse a Sara Miriam, una joven malagueña de 29 años, que hace un año realizó su profesión solemne y dijo sí a Dios, convirtiéndose en monja de clausura en el monasterio de las Hermanas Clarisas de Huesca. Orgullosa de esa decisión se muestra feliz con su vida en comunidad, que gira en torno a la fraternidad, la oración y el trabajo, aunque la clave de todo es Jesús.

 

En este día de la Santísima Trinidad, se celebra la Jornada Pro Orantibus, bajo el lema: «Contemplad al mundo con la mirada de Dios». ¿Qué se quiere transmitir con esta Jornada Pro Orantibus?

Para que los cristianos recuerden que estamos ahí, que somos parte del cuerpo, que desde lo escondido, como nos definía nuestra madre santa Clara somos “colaboradoras de los miembros vacilantes de la iglesia de Dios y cooperadoras suyas”. Es un día para que los cristianos recuerden que lo que nosotras hacemos es esencial. La vida de acción es necesaria, pero siempre acompañada de la vida de contemplación, que es la que hace que todos nos movamos.

Otro punto relevante para esta celebración, que así se llama, “Pro Orantibus”, es rezar por los que rezan. Necesitamos que la gente también rece por nosotras.

 

¿Cómo es tu mirada al mundo desde que optaste por la vida consagrada?

El encuentro que yo he tenido con la mirada de Dios ha sido muy significativo en mi vida porque, como dice una canción, “nadie me ha mirado así”. La mirada de Jesús sobre mí siempre me ha transformado, ha atravesado mi historia y la ha hecho suya.

La mirada de Dios sobre el mundo, me nace como una mirada de hermana y de madre, porque todo lo que pasa en el mundo, me toca. En mi vida hay una mirada tierna, de madre y de hermana. Me siento intercesora entre Dios y los hombres. Todo lo que pasa ante mí, ante Dios se transforma.

 

¿Qué supuso para ti dar el paso hacia la vida de clausura?

Yo era muy activa y llegar al convento es un cambio, pero la Iglesia, es muy sabia. Te pone un tiempo de adaptación, cuentas con seis años de formación hasta que plenamente dicides dar el sí.

Nosotras llevamos una vida en la que no paramos tampoco. La diferencia es que el centro es Dios, por eso todo se mueve armónicamente. Es una armonía que no nos quita la paz que al mundo le hace falta, porque si nos dejáramos llevar, por ejemplo, con la tecnología siempre cogemos la parte buena, lo que nos puede ayudar y creemos que es necesario.

 

Se dice que «La Trinidad es la mejor comunidad», tú que vives en comunidad ¿Cuáles piensas que son las claves para que haya armonía?

Pueden existir muchas claves, pero la más importante, como decía antes, es centrarse en Jesús. Cada mañana frente al Santísimo yo le miro y me dice que me ama así, con mis defectos, por eso, yo tengo que amar así. Ese fue su mandamiento nuevo «Amaos unos a otros como yo os he amado».

Es como una rueda de bicicleta, donde Jesús es el centro, nosotros los radios y la comunidad el neumático. Si un radio se desengancha todo va mal, pero si sigo enganchada a Él no habrá problemas.

La oración es muy importante porque te das cuenta de cómo te ama y te transforma Dios. Cuando sales despistada de la oración, miras a la hermana con tus ojos y no con los ojos de Dios.

 

¿Qué cualidades destacarías de santa Clara de Asís?

Es una gran mujer, con un carácter humano, profundamente encarnada y apasionada. Me llama mucho la atención la tenacidad y audacia, que demostró luchando por lo que quería hasta la muerte. Por ejemplo, ante las incomprensiones, santa Clara pidió al papa el privilegio de la pobreza, como un gesto audaz y novedoso, explicándole que no quería que la apartaran de Jesucristo pobre, porque la pobreza para ella era una persona, Jesucristo.

Santa Clara era una mujer, cristiana, enamorada, profundamente madre y con las ideas firmes aunque fuera a contracorriente. Nosotras estamos llamadas a eso, a ser auténticas, a mostrar al mundo lo único necesario.

 

¿Qué significa  para ti familia, dinero y amor?

La familia es esencial, el dinero un instrumento de destrucción y el amor la ley de la felicidad: Jesús.


Huesca, 5 de junio de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2016/2017

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal