Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

Si yo supiera...

 

 

Se ha hecho tarde.
Las fiestas, han sido como un día grande, largo, largo, lleno de sol, de canciones y dances, lleno de encuentros…Ahora llegan a su fin.
Los ángeles encienden estrellas, más allá de los nublados. Y regalan alegría y paz.

Cansado de tanto extraordinario. He asistido a la Ofrenda de flores y frutos al santo… Y ahora entro un momento en tu basílica, querido san Lorenzo. Descanso. Silencio.

Remiro tus imágenes. Releo tu mensaje, Gran Mártir de Occidente. Lorenzo.

Tanta, tanta luz, no se puede apagar.

 

1. Tu imagen en el oratorio te representa con el evangelio en tu mano. Es la Buena noticia de Jesús. La viviste. Esa palabra te dio esas manos, esa entrega, esos ojos.

- Si yo supiera vivir esa Palabra. A gritos y en silencios, la diría mi vida.

 

2. Rodeado de cojos, ciegos, lisiados, en el retablo mayor, en un bajo relieve, debajo del cuadro de tu martirio, te contemplamos en las puertas Roma, repartiendo pan a los pobres. Dios mismo tenía hambre en ellos.

- Si yo supiera…salir de mis cosas y compartir mi pan…

 

3. Un poco más arriba. Sobre una hoguera que tuesta tus carnes, en el lienzo pintado por Bartolomé Vicente en el siglo XVII, en el gran retablo mayor de esta basílica, te contemplamos sobre la parrilla, puesto el corazón, con tu mirada, en la fuerza de Dios. Te quemaban por hacer el bien. Por atreverte a decir que “los pobres son los tesoros de la Iglesia”.

- Si yo supiera vivir como tú el martirio, los fuegos que me queman cada día…

 

4. Y te contemplo también en esa carroza, cuajada, ahora, de flores. Un platero de mediados del siglo XVI te cinceló en plata y te sobredoró. Te vistió con el traje de diácono, el servidor, y te coronó de laurel. Tu nombre es laurel.

- Si yo supiera…tener esos ojos tuyos, que leen la vida con amor…y con fe…

Si yo supiera… ¡Ayúdame!

La fiesta no terminaría esta noche. Vivir sería una fiesta.

Glorioso san Lorenzo, termino este rato de charlar contigo.

Me voy con más paz interior. Grabada tu imagen en mi fe, en mis pupilas, en mi corazón…vuelvo a la vida donde se amasa y cuece el pan de cada día.

Tu parrilla, tu alegría, tu amor a los pobres, tus ojos grandes, tu hoguera y tu mensaje…se vienen conmigo.

 

Luis García

 

Huesca, 4 de agosto de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2016/2017

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal