Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Ana Artázcoz, una lección de vida para los jóvenes

 

 

Con tres años empezó a sufrir problemas al andar. A los 13 se vio obligada a llevar muletas y desde los 19 vive postrada en una silla de ruedas. Ahora, con 38, Ana Artázcoz se ha convertido en un referente de la superación de las adversidades que llevó su mensaje de vida a los estudiantes de primero de Bachillerato del Colegio Altoaragón de Huesca. Esta navarra sufre una enfermedad ‘rara’, una dolencia degenerativa que solo padecen cien personas en el mundo, siete de ellas españolas. Entre ellas su hermano, ya fallecido.

Ana dirige la fundación “Merece la pena”, que enseña a afrontar las dificultades  de la vida con optimismo. Es lo que recoge el concepto “resiliencia”. “He vivido siempre sin un diagnóstico claro y los médicos me dieron una esperanza de vida de 14 años. Por suerte, se equivocaron”, explica sin perder nunca la sonrisa ni el sentido del humor. Los estudiantes que llenaron el Teatro Salesiano aprendieron de Ana que “somos libres para elegir la actitud personal si no puedo cambiar una situación de dolor”.

Además, dio otras claves de las que tomar buena nota: “Los niños han de aprender que el dolor es un misterio universal. Todos vamos a encontrarnos con él y hemos de ser capaces de afrontarlo. En los jóvenes se han de educar la aceptación de ese dolor”. Ana se refirió a sinsabores como enfadarse con los padres, suspender un examen o un desengaño amoroso, pero trajo asimismo los ejemplos de su amiga Olga, que vivió dos décadas “entre la cama y el sillón” después de pasar cuatro años en coma por la reacción a un componente de la anestesia, y del psiquiatra austríaco Viktor Frankl y su paso por tres campos de concentración nazis.

 

Huesca, 3 de noviembre de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2017/2018

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal