Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Cáritas reconoce la entrega de los voluntarios que toman partido por el bien común y los empobrecidos

 

 

Con motivo del Día Internacional de los Voluntarios que se celebra hoy, 5 de diciembre, Cáritas ha difundido un manifiesto en el que hace un profundo reconocimiento del valor de los voluntarios que toman partido en la historia de la humanidad y se convierten en agentes de cambio para trabajar por el bien común y transformar la realidad de las personas empobrecidas.

Cáritas Diocesana de Huesca, que ya realizó la semana pasada una fiesta de reconocimiento y homenaje a las 585 personas voluntarias de la entidad, se une de nuevo a la conmemoración de esta jornada para recordar la labor tan importante que, desinteresadamente, desarrollan estas personas que ponen a disposición de los demás su tiempo, su experiencia y sus conocimientos.

Los 85.000 voluntarios de toda la red de Cáritas son, junto a los 4.800 trabajadores remunerados y una legión de socios y colaboradores privados, el motor de la opción de toda la Confederación por la dignidad y los derechos de las personas excluidas. Son ellos los que están en primera línea a la hora de acoger, escuchar y acompañar a las personas que participan en cada uno de los proyectos de lucha contra la pobreza y la desigualdad, haciendo que ellas mismas sean las protagonistas de sus procesos de recuperación de derechos y de su dignidad.

En el Día del Voluntariado, Cáritas quiere dar las gracias a tantas personas comprometidas que se dan a sí mismas para ayudar a los demás. Personas que ponen su granito de arena para mejorar el mundo en el que viven. Personas que no quedan indiferentes ante el sufrimiento de su prójimo y se movilizan, se implican, se ponen manos a la obra.

En estos tiempos donde hay tantas situaciones injustas que provocan pobreza, exclusión y vulneración de Derechos, queremos reconocer la entrega de tantas personas que, desde su opción de voluntariado, están siendo luz de esperanza con su solidaridad, gratuidad, fraternidad y compromiso.Y es que para el voluntario de Cáritas, comprometerse, es un modo de ser, de relacionarse, de entender la vida y compartirla creando fraternidad. Para el voluntario de Cáritas, la solidaridad no es un sentimiento de vaga compasión o de superficial ternura hacia los males de tantas personas cercanas y lejanas, al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse en el bien común.

El voluntariado está llamado a seguir en el empeño de crear espacios de humanidad y de encuentro, donde las personas excluidas, empobrecidas, heridas, olvidadas… se sientan en familia, acogidos, escuchados, sientan que son importantes para alguien.

Cáritas agradece y pone en valor el que los voluntarios tomen partido en la historia de la humanidad y se conviertan en agentes de cambio capaces de poner a la persona, en el centro de nuestra mirada, palabra y acción. Y como desde su compromiso toman postura ante la realidad de tantas personas empobrecidas.

Si vivimos entregados a este compromiso de mejorar la vida de los que están caídos en nuestro entorno, estaremos contribuyendo a mejorar este mundo. Estaremos haciendo posible un “cielo nuevo y una tierra nueva donde habite la justicia” (2P 3, 13).

Llamada de la Plataforma del Voluntariado

Junto a este llamamiento, Cáritas se suma también al manifiesto difundido por la Plataforma del Voluntariado de España (PVE), de la que forma parte, en el que se invita a “sembrar la semilla del voluntariado en nuestra sociedad” y se destaca “el papel fundamental que puedes jugar los voluntarios como agentes de transmisión de valores desde la infancia, porque ese compromiso con la solidaridad como alternativa al egoísmo es uno de los contenidos más importantes que puede recibir el alumnado en cualquier aula de nuestro país”.

Como recuerda la Plataforma, “en estos momentos hay alrededor de tres millones y medio de personas voluntarias en nuestro país, pero no son muchas, si se trata de atender todas las necesidades que nos rodean”. En ese sentido, para lograr que el voluntariado sea una actividad realmente al alcance de la gente y una tarea que se pueda elegir a lo largo la vida, es necesario, como recuerda el manifiesto de la PVE, hacerla “mucho más notoria y accesible a la ciudadanía”.

 

Huesca, 5 de diciembre de 2017

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2017/2018

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal