Conferencia Episcopal

Artículos y entrevistas

 

Conferencia de Cáritas: "Por dignidad, por derecho... Nadie sin hogar"

 

 

El límite entre tener una vida normalizada o quedarte en la calle es muy estrecho, pero no somos conscientes en realidad de lo que supone no tener un hogar. Antonio, una persona sin hogar afincada en Huesca desde hace tres años, explica como un accidente, que le provocó fracturas en algunas de sus extremidades, le cambió la vida para siempre, dejándolo sin trabajo y sin un hogar en el que vivir desde hace cinco años. “Es duro estar toda la vida trabajando para terminar aquí”, comenta.

Cáritas lleva años denunciando este tipo de situaciones y apoyando a estas personas con diferentes proyectos. En esta ocasión, Cáritas Diocesana de Huesca acercará la realidad de este colectivo de personas con la conferencia “Por dignidad, por derecho…Nadie sin hogar”, que tendrá lugar en el salón de actos del Centro de la Obra Social Ibercaja Castillo Montearagón, el próximo miércoles 7 de febrero, a las 19.00 horas.

Las personas sin hogar “son aquellas que no pueden acceder o conservar un alojamiento adecuado, adaptado a su situación personal, permanente y que proporcione un marco estable de convivencia, ya sea por razones económicas y otras barreras sociales, o bien porque presentan dificultades personales para llevar una vida autónoma”, según la Federación Europea de Organizaciones Nacionales que Trabaja con Personas Sin Hogar, de la que Cáritas es miembro.

Una definición que Cáritas Diocesana de Huesca comparte, ya que es amplia y va más allá de tener o no un techo donde refugiarse. Existen diferentes situaciones que desde Cáritas entendemos deben catalogarse dentro del sinhogarismo: personas sin techo-sin alojamiento, que viven a la intemperie; personas sin vivienda, que están en centros de acogida; las que viven en instituciones; en una vivienda insegura como el caso de las ocupaciones o en una inadecuada, como chabolas o asentamientos. Aspectos que se subrayarán en la conferencia, ya que “todavía existe mucho desconocimiento del significado real de lo que implica el concepto ‘persona sin hogar’”, admite Rocío Carrasco, técnico del programa de Personas Sin Hogar de Cáritas Diocesana de Huesca.

Todo ello resulta difícil de integrar sino se comprende el verdadero sentido de un ‘hogar’, que es una herramienta fundamental para poder disfrutar de una vida digna. Un hogar es mucho más que un lugar, es una vivienda digna acompañada de otros aspectos como el acceso a los derechos básicos o la recuperación o creación de redes sociales, que permitan un desarrollo integral de la persona. “Yo solo pido un techo para poder vivir como una persona, con recursos tan necesarios como la luz o el agua”, apunta Antonio.

“Los bancos podrían ayudarnos, porque tienen muchos pisos cerrados que podrían abrir y alquilarlos por cuotas que se pudieran pagar”. Esta propuesta que lanza Antonio, entre otras muchas, son algunas de las cuestiones que Cáritas Huesca reclama desde hace años. Desde la entidad se constata que en el modelo residencial existente la personas no es el centro y denuncia que la política habitacional española ha dado la espalda al derecho constitucional de acceso a una vivienda digna, que se ha organizado en torno a los mecanismos económicos que fija el mercado. Así la vivienda hace décadas que se ha convertido en un bien de inversión y no en un bien de primera necesidad o derecho básico. Hay muchas personas sin casas y casas sin personas.

 

Huesca, 5 de febrero de 2018

Ir al índice de artículos y entrevistas del curso 2017/2018

 

Obispado de Huesca - Plaza Catedral 8 - 22002 Huesca

 

mapa     callejero              Teléfono 974221027 - Fax 974220679                  Aviso legal